lunes, 26 de diciembre de 2011

Fotos para el recuerdo (2)

Viaje en globo sobre La Capadoccia (Turquía) Septiembre-2011



Es difícil explicar cómo puede sentirse alguien plácidamente mecido por las nubes en un idílico viaje en globo sobre la Capadocia.

           Os diré que la buena compañía es un factor determinante.  Nos aventuramos a realizar aquella travesía acompañados de nuestra amiga Arantza, intrépida viajera que conocimos hace unos años en Portugal y se ha convertido en una de nuestras mejores amigas y compañeras de viajes.

           Ver amanecer ante tus ojos y extasiarte con la explosión de colores anaranjados y amarillos que te rodean, es algo fascinante. Te deslumbras fácilmente con los juegos de luces y sombras y tus ojos sienten renacer el sentido de la vista, intentando captar el máximo ángulo posible, sin desperdiciar ninguno de esos pequeños regalos que la naturaleza nos ofrece.



           La experiencia es sin duda inolvidable, desde el principio hasta el final. Tuvimos la suerte de encontrar un día perfecto, sin pizca de viento, con la temperatura agradable y con un conductor experimentado que hizo de nuestro viaje un paseo entre las nubes.

           La belleza de ese paisaje volcánico, repleto de formas caprichosas que se enorgullecen de mostrar las heridas de su pasado, resultaba mágico.

           Observar el inflado de los globos, entrar en la cesta en la que vas a permanecer durante un par de horas, escuchar las comunicaciones por radio entre los tripulantes de los globos, tomar altura, descender, volver a tomar altura, rozar las nubes, tocar los picos de los montículos, coger las ramas de los árboles, soltarlas, realizar miles de fotos, algún video también, pensar que ha valido la pena levantarse a las cuatro de la madrugada, comprobar que estás a punto de descender, a un metro sobre el suelo, te arrastran hasta la camioneta, te dejan allí sobre ella, te hacen esperar, desinflan el globo, lo doblan cuidadosamente, anclan bien la cesta en la camioneta, te dejan bajar. Sensaciones guardadas en el corazón que no olvidaré jamás.



Todo fue muy bien, la compañía nos ofreció un brindis antes de concedernos los diplomas que acreditaban nuestro viaje en globo. La foto, otra foto, un apretón de manos. Algo nuevo que contar.

2 comentarios:

  1. ¡Que HERMOSO!
    Muy lindas las fotos! Y mucho mas la experiencia!
    Ya se que cosas planear para mas adelante ^_^

    ResponderEliminar
  2. Inolvidable, esa es la palabra para definir nuestra aventura.
    Hicimos muchísimas fotos entre los cuatro, ésta sólo es una pequeña muestra.
    Sin duda, es un buen plan a tener en cuenta.

    ResponderEliminar