miércoles, 25 de febrero de 2015

Mensaje Subliminal


Soñé que sostenía en mundo entre mis dedos y unos nudillos lo golpeaban. Vivos y muertos danzaban como motas de polvo suspendidas en el aire, cayendo desordenados por la superficie.

Doña Paquita paseaba feliz con su difunto marido, mientras el tío Paco gritaba al cadáver de su adúltera esposa.

Los sentimientos contrapuestos insuflaron  la Tierra,  escapó de mi mano y se estrelló contra el suelo. Sin saber por qué,  un hedor de osario exhumado con tufo de Humanidad invadió mi habitación.

Aquella mañana, tiré las deportivas al contenedor.