sábado, 27 de octubre de 2012

Noche de Fiesta


Es la noche de Todos los Santos. Al fondo, una oscuridad férrea adobada con un hedor insoportable, espera al acecho.

    ─¡Joder tío, cógele mejor los pies, que se me está cayendo!

    ─¡No me toques los cojones! Déjate de mariconadas y agárralo bien por los sobacos.

    ─Vale, macho. No se te puede decir nada.

    El paquete transportado pesa unos ochenta kilos, presenta dos orificios de bala a la altura del corazón y unas córneas vacías rellenadas con barro. El jefe cree que los muertos pueden vernos desde el más allá. Prefiere zanjar el tema así, por si las moscas.

    Lo trasladan al vertedero de Mora. Allí, le han dado viaje a más de un indeseable. Éste, ha recibido su billete en el despacho del mandamás.

    ─A la de tres. Una, dos y… tres.

    ─¡Hala! Vámonos de aquí, que esta peste no se puede aguantar.

    En la carretera, el recorte de unas sombras humanas aparece de la nada.

    ─¡Mierda! ¿Quiénes son esos?

    ─Aquí, tras estos bidones. Esperemos que se vayan.

    ─Mal rollo.

    Se acercan lentamente. Cuando están a pocos metros, pueden ver sus rostros. Son cinco hombres de mirada gatuna que centran su atención en los bidones.

    En ningún momento han reparado en su ropa ni en las filas de gusanos que corretean por ella. Sólo el diente de oro del Pecas, al apoyar su osamenta sobre la tapa de uno de los bidones, les mete el miedo en el cuerpo.

    ─Este año nos toca banquete de cerdo ibérico, muchachos. A por ellos. Que no decaiga la fiesta.



 

8 comentarios:

  1. ¡Qué bueno, Yolanda! Me acabas de robar una gran sonrisa con ese final.

    Buena ambientación, escenario muy bien construído, personajes ajustados, trama con engranajes bien engrasados, final que descoloca y nos hace volver a leer desde el título.

    Gran trabajo.

    Un saludo,

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tu comentario, Pedro.

    Guardaré tu gran sonrisa en mi baúl de sonrisas robadas.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Yolanda, el mundo al revés o las perdices atacando a los pájaros. Y es que a los muertos hay que tratarlos bien, con su amabilidad que sino luego... puede pasar como en tu relato.

    Me ha gustado esa dosis de humor negro que has destilado.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  4. Esta vez he elegido el humor negro para crear la poción.

    Celebro que la dosis usada te haya complacido. Hubiese sido arriesgado añadir a mi alambique una pizca de humor de otro color, pues con los ojos de muerto, los gusanos corredores y una gota de oro bien cargadito de sarro, el caldo ya era suficientemente espeso.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  5. El final no lo entiendo bien. ¿Insinúas que no son ni judíos ni musulmanes? Tal vez sean protestantes, o ateos, porque a los católicos, creo, les toca abstinencia gochera el día de todos los santos. Excelente micro agnóstico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es lo que pasa cuando te ponen a Halloween hasta en la sopa, que una horda de resucitados empieza a pasearse por tu cabeza y de repente te encuentras escribiendo un montón de cosas extrañas.

      En ningún momento me atreví a preguntarles qué religión profesaban, no fuese que el Pecas, al verme, añadiese: "Y de postre, tocinillo de cielo"

      Un saludo.

      Eliminar
  6. Fuerte la historia con giro inesperado al final. Me ha gustado el lenguaje natural, que le da mucho realismo y fuerza al relato. ¡Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me apetecía escribir algo diferente.En este caso, no cabía otro tipo de lenguaje. Debía ser el callejero, desvergonzado y soez. Llámalo “natural” si lo prefieres. Creo que imprime más credibilidad al diálogo, pese a lo increíble de la historia.

      Gracias, Julio. Un abrazo.

      Eliminar