jueves, 31 de marzo de 2011

Divagaciones


Llevo un tiempo sin publicar nada en el blog, ¿Será la vida sin mi hija o será que mis neuronas están al borde de un suicidio en masa? No lo sé, pero creo que lo mejor será «Escribir».

           Que nadie piense que le ha ocurrido nada extraño a Noelia, simplemente está de intercambio, pasando unos días con una familia francesa. Y se lo está pasando fenomenal.

           La última semana de febrero recibimos con gran alegría al alumno de intercambio y durante seis días pudimos compartir con él nuestras vidas. Compaginar mis horarios de trabajo con sus estudios y salidas de ocio fue casi como hacer malabares, pero finalmente salió bien. Intentamos que guardase un grato recuerdo de su experiencia, sintiese nuestra hospitalidad, conociese nuestras costumbres y perfeccionase su español.

           Como era evidente, al tratarse de un intercambio, Noelia debía partir a tierra extraña, y ese momento llegó: La última semana de marzo. Con la sonrisa pintada en la cara y gran tristeza de nuestro corazón, nos despedimos de ella, observando la alegría reflejada en su rostro. Su primer viaje en solitario, su primera convivencia con otra familia. Un único deseo: «Dios, cuídamela, que lo pase bien y no le ocurra nada malo. Devuélvemela tan feliz como ha marchado».

           Mis sentimientos andan un poco alborotados. No estoy acostumbrada a estar sin ella y su ausencia ha dejado paralizada mi cabeza. Diría que a punto he estado de entrar en un estado catatónico. Y es que para mí siempre será «Mi niña», aunque a ella ya no le gusta tanto que la siga llamando así. Son casi catorce, y eso, a veces, a una madre le produce escalofríos.

4 comentarios:

  1. Q lindoo!
    Yo quise hacer eso del intercambio, pero no pude :S
    debe de ser genial ;)
    Yo creo q no deberias preocuparte por ella, porq seguro q esa familia la ha tratado tan bien como tu lo has hecho con la persona q fue a tu casa (q seguro q si) estará mas q feliz.
    te debe adorar!! no hay cosa mas importante q tus padres te apoyen.
    va a venir mas q contenta de ese viaje, y va estar contenta de verte de nuevo (extrañó mucho)

    Saludos,
    Suerte :D

    ResponderEliminar
  2. Gracias Eugenia. Noelia llegó ayer por la tarde, muy contenta con la experiencia vivida y con ganas de volver allí. Vino con la maleta cargada de besos y abrazos y logró hacernos olvidar el vacío de la distancia. No fue una extraña en casa ajena, sino todo lo contrario, se sintió como un miembro más de la familia. Ha resultado una experiencia inolvidable para ella.

    ResponderEliminar
  3. aww, me alegro mucho.
    Debió ser genial.
    Deben estar super contentas las dos.

    bueno, una linda anécdota que contar por semanas!

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  4. Sí, Eugenia, fue genial. Estamos muy contentos y, si surge otra oportunidad, se la daremos de nuevo.

    Bueno, el tema puede dar mucho de sí, incluso podría contarse como bien dices por semanas, pero esa no fue mi historia sino la suya, así que será ella la que algún día la contará, si quiere, en su blog.

    Un saludo.

    ResponderEliminar