jueves, 21 de febrero de 2013

Instinto


Sombría y fría, con la mirada anclada en el horizonte, soy ajena a cuanto me rodea. El olor a sangre perdura en mis glándulas olfativas. La imperiosa necesidad nutritiva se ha calmado.

    A veces, la genética se salta las barreras establecidas.

    Apartarme de la sociedad, controlar la voluntad animal que me esclaviza y dirigir el comportamiento hacia conductas moralmente aceptadas, siempre ha resultado la mejor opción para llevar una vida digna. 

    El temor a lo desconocido es una losa imposible de mover. Todos tenemos miedo a algo y necesitamos sentirnos protegidos de ello. Yo, tengo miedo de mí misma.

    Pronto descubrí qué futuro me esperaba. Fue el día que besé a Eduardo y, jugueteando con su cuello, terminé por desangrarlo. Tirar su cuerpo al pantano, no fue tarea fácil.

    Ahora, ya tengo más rodaje.
 

10 comentarios:

  1. Me gusta esta vampira con anhelos de reforma, Yolanda. La pregunta que le queda de regalo al lector es hasta qué punto será capaz de someter a sus instintos.

    Un abrazo,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El de los vampiros, no es uno de mis temas preferidos. Pero escribí este texto hace un tiempo y decidí sacarlo a tomar el aire.
      El instinto básico de nutrición no debe ser algo fácil de someter. Ahora bien, igual esta vampira está en la senda de la reforma y cambia los glóbulos rojos por los fresones con nata.

      Gracias por tu comentario, Pedro.

      Un abrazo,

      Eliminar
  2. No creo. Una vez que se ha probado sangre humana es prácticamente imposible reformarse. Lo saben hasta los niñatos de la 'saga' Crepúsculo. Aunque he de reconocer que lo los fresones con nata -o con vino, mejor- son muy tentadores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tendré que probar los fresones con vino para poder opinar. Los he probado con cava, con zumo de naranja y con nata. De momento, me quedo con la nata. Este finde hago la prueba.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me alegro de que hayas recuperado este relato para compartirlo con nosotros. Yo no la veo con muchas posibilidades de reformarse, ese "rodaje" de la última frase resulta inquietante. Para mí que igual anda alternando los fresones con los glóbulos rojos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, la verdad es que esa última frase inquieta un poco.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Una vampira en reciclaje. No sé si será tan fácil.La mezcla de frialdad y calidez de personaje hace que querramos, o al menos yo quiero, saber más de ella...y de los cuerpos que acaban en el pantano.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento no poder saciar tu curiosidad, CDG. Yo por si acaso, no pienso acercarme a preguntarle sobre los cuerpos del pantano, no sea que mi «O+» le llame poderosamente la atención.

      Un abrazo.

      Eliminar
  5. Bueno, al menos ha logrado visualizar su nuevo futuro y seguro irá adaptando sus métodos para que tirar los cuerpos no le resulte tan difícil. No queda más que disfrutar los romances sangrientos.

    Nada como tener un destino cierto.:-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, Julio.
      Ando un poco desconectada últimamente.
      Explicar Trigonometría y Genética a mi hija me ha robado el poco tiempo libre que tenía. Los dolores de cabeza provocados por el exceso de trabajo de este trimestre tampoco han ayudado mucho.

      Un abrazo.

      Eliminar