miércoles, 29 de agosto de 2012

Que piensen lo que quieran...


Cada lunes,  sellaba su boleto en  Calle Caballeros, hacía una fotocopia del mismo y se dirigía a la iglesia de San Nicolás a depositarla a los pies del Santo, junto a la oportuna dádiva.

           Yo, que me estaba volviendo cada vez más ateo, le increpé por ello, alegando que los Santos podían ofenderse por tentar a la suerte haciendo uso de su influencia. Pero  mi madre, cuando cobraba el premio, me decía: “Que piensen lo que quieran. Al menos yo, les dejo un porcentaje de lo que cobro. Otros, no  dan ni las  gracias”.

6 comentarios:

  1. Yolanda, un relato que encierra esa moraleja propia de los cuentos. Y es que no hay mejor cosa que ser agradecido.

    Si este microrrelato se diera en la realidad no quiero ni imaginar los llenos apoteosicos de las iglesias.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Cierto, Nicolás. Es de bien nacido, ser agradecido.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo no soy muy de santos, pero esos pies parecen divinos...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cualquier persona, creyente o no, acabaría rendida a sus pies.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. La fe cambia destinos. La gratidud te hace digno del camino.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Julio, lo comparto plenamente. Gracias por comentar.

      Eliminar