lunes, 21 de mayo de 2012

Telenovela

Desde que me tocó la lotería me dedico a la vida contemplativa. Cada día, me siento en este banco a observar  la gente que pasa arriba y abajo. Lo que presencio en el parque, me ayuda a conocerles mejor. Cada uno, anda a cuestas con su vida. Unos pensando cómo llegar a fin de mes. Otros, calculando en qué gastar su dinero. Y otros, los menos,  rebosando amor por los cuatro costados. Es como una telenovela en directo.

¿No ves que tengo cosas que hacer? ¡Para una vez que puedo contemplar la vida, vienes tú y la fastidias! Anda, vete, que a ti no te quiero ver, Parca.

6 comentarios:

  1. Yolanda, el ocio del dinero para el que nunca lo tuvo y lo consigue bien podría ser esto. Vivir sin preocupaciones es todo un lujo, pero una utopía a día de hoy, por lo menos para mí.

    Me hizo mucha gracia la escena del banco.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. La expresión "Me tocó la lotería" no siempre rinde culto a Don Dinero.

    La escena del banco me asalta cada día cuando voy hacia mi casa y unos abuelitos me riñen si paso diez minutos tarde.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. Hay muchos que, sin lotería ni casa, sólo pueden sentarse en un banco a imaginar que la vida de los demás es peor. Los extremos se tocan, aunque uno arda y el otro esté lleno de golosinas.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. A veces hay que parar un rato para ver que no hay mucho que envidiarle a las telenovelas, ¿no?
    Incluso es divertido ver las reacciones de las personas en distintas situaciones.

    Me encantan tus pequeñas historias de la vida cotidiana, Yolanda.
    Te sigo leyendo!!!

    ResponderEliminar
  5. Muchas gracias CDG.

    No importa lo dulce o despiadada que sea la vida con uno mismo. Llegado el momento, la vida pasará contoneándose frente a nosotros, mientras decimos el último adiós, ya sea desde un banco del parque o desde una hamaca en la orilla de la playa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. ¡ Hola Eugenia! ¿Qué tal va todo?
    No tengo costumbre de seguir las telenovelas, pero me pareció que este título encajaba bastante bien.
    Me alegra que te gusten mis pequeñas historias y que sigas ahí leyéndome.
    Gracias. Un abrazo muy fuerte desde España.

    ResponderEliminar